2.7 Conclusión

Estos libros son la fuente última de conocimiento. Si simplemente sigues lo que he intentado explicar en estos libros, sin dudas serás exitoso, incluso entre tantos grandes eruditos mundanos. Estos libros no ofrecen especulaciones mundanas, sino que son versiones autorizadas por las almas liberadas, presentadas mi humilde persona. Así pues, la fuerza no reside en nosotros, sino en el Señor Supremo. Y nosotros solo intentamos presentarles este conocimiento sin adulterarlo, en una actitud humilde. Este es el secreto del éxito.
(Carta para Devananda, 27 de septiembre de 1968)

Anuncios