Vender libros: ¿Un trabajo para los vaishyas o los brahmanas?

Devoto: Cuando estamos distribuyendo libros, Srila Prabhupada, y no nos está yendo muy bien y sentimos ansiedad, ¿también es algo espiritual?

Prabhupada: Al vender libros, la ansiedad que sientes es la ansiedad de Krishna. Cuando estás muy ansioso por vender más libros, es la ansiedad de Krishna. No es una ansiedad fructífera; es la ansiedad de Krishna.

(Durante un paseo matutino, 26 de abril de 1976)

Los programas que estás haciendo en las escuelas y otros lugares son muy buenos. Mientras se esté predicando de alguna manera u otra, se trata de programas de primera clase. Una cosa, has dicho que la distribución de libros es baja; en realidad, la prueba de la fuerza de nuestra prédica es que vendemos muchos libros y revistas. Así que, ¿cuál es la dificultad? Tan solo predica de forma sincera a cualquier persona, y continúa predicando más y más, y la demanda de los libros aumentará.

(Carta a Sri Galim, 17 de diciembre de 1971)

Hari-sauri: Él pregunta cuál es la conexión entre nuestras actividades de sankirtana y la conciencia de Dios: vender libros y colectar donaciones.

Prabhupada: Si te vendo un libro, lo vas a leer, porque has pagado por él. Y así te beneficiarás.

Hari-shauri: ¿Y cómo beneficia a la persona que lo vende?

Prabhupada: Está sirviendo a Krishna. No está ganando nada. Si contratamos a un vendedor de libros, tendremos que pagarle. Pero no tenemos que pagar a un devoto. Él lo hace por su amor a Krishna. Realizarse espiritualmente significa que, cuanto más sirves a Dios, más ganas espiritualmente.

(Entrevista de prensa, 14 de julio de 1976)

Distribución de libros y varnashrama

Harikesha Swami: ¿La distribución de libros es una actividad vaishya? No tiene sentido. Tal vez lo sea, si alguien va y dice: «Estoy colectando para las hormigas en Mesopotamia». Entonces se convierte en una actividad vaishya, porque estás engañando a alguien para conseguir dinero y arrojarle un libro. Pero cuando distribuyes libros de la manera que se supone –sostienes el libro en tu mano y se lo presentas a la gente: «Estimado señor, este libro dice esto y aquello. Y es bueno para usted por este y otro motivo. Por favor, llévese uno y haga una donación»– es una actividad brahmínica. Se predica de forma directa y se entrega el libro. Así es como debería hacerse. Naturalmente, Prabhupada dijo que por las buenas o por las malas. Eso implica que también puedes hacerlo con una mentalidad vaishya. Si eres lo suficientemente fuerte, puedes vender los libros por sus características, hablando de filosofía. Eso también es muy bueno. Pero si no puedes hacerlo, y empiezas a hacerlo por las buenas o por las malas, entonces tal vez adquieras una mentalidadvaishya. Si vendes los libros basándote en los libros, es una actividad brahmínica, y si lo haces para ganar dinero, entonces puede ser vaishya. Pero la distribución de libros es una actividad puramente vaishnava.

Nirguna Dasa: La distribución de libros va más allá del varnashrama, y a la vez produce varnashrama. Krishna dice: «Yo soy la fuente de las modalidades de la naturaleza material, pero no me encuentro bajo su jurisdicción». La distribución de libros también se encuentra en esta posición trascendental, porque se trata de Krishna. Es el Señor Chaitanya y Su movimiento de sankirtana, así que va más allá del varnashrama. No es solamente para los vaishyas, desde luego. La distribución de libros es una actividad brahmínica. Al mismo tiempo, también la pueden realizar los devotos que tienen una naturaleza de vaishyas. El devoto es trascendental, pero actúa en cada uno de los cuatro varnas y ashramas. La distribución de libros también puede ser una actividad para kshatriyas, porque se ha de luchar contra maya, que cubre a las personas de esta sociedad descabellada. En última instancia, va más allá del varnashrama, pero el sistema de varnashrama se logrará mediante la distribución de libros. En lo que respecta a quién puede distribuir libros, puede hacerlo cualquier persona que sea lo suficientemente sincera y rendida para complacer a Srila Prabhupada.

«No están mendigando»

Chaitanya-charitamrita, Madhya-lila 8.39: La práctica habitual de todas las personas santas es liberar a los caídos. Por esa razón visitan las casas de la gente, aunque no tengan interés personal en ir.

Significado: El sannyasi tiene el deber de pedir de puerta en puerta. No lo hace porque tenga hambre. Su verdadero objetivo es iluminar a quienes viven en esas casas predicándoles el proceso de conciencia de Krishna. El sannyasi no abandona su posición superior y actúa como mendigo solo por apego a mendigar. Del mismo modo, un casado puede ser una persona muy importante, pero también puede adoptar voluntariamente la vida de mendicante. Rupa Gosvami y Sanatana Gosvami eran ministros, pero aceptaron voluntariamente la vida de mendicantes para predicar, con toda humildad, el mensaje de Sri Chaitanya Mahaprabhu. De ellos se dice: tyaktva turnam ashesha-mandala-pati-shrenim sada tuccha-vat bhutva dina-ganeshakau karunaya kaupina-kanthashritau. A pesar de ser grandes aristócratas, los Gosvamis, siguiendo la orden de Sri Chaitanya Mahaprabhu, se hicieron mendicantes para liberar a las almas caídas. También debemos tener en cuenta que quienes se ocupan en las actividades misioneras del movimiento para la conciencia de Krishna se hallan bajo la guía de Sri Chaitanya Mahaprabhu. No son mendigos; su verdadera ocupación es liberar a las almas caídas. Por eso van de puerta en puerta tratando de presentar un libro consciente de Krishna de manera que la gente, leyéndolo, pueda iluminarse. En el pasado, brahmacaris y sannyasis solían pedir de puerta en puerta. En la actualidad, sobre todo en los países occidentales, si una persona pide de puerta en puerta, pueden denunciarla a la policía. En Occidente, mendigar se considera un delito. Los miembros del movimiento para la conciencia de Krishna no mendigan. Lo que hacen es trabajar intensamente para presentar algunos libros conscientes de Krishna, de manera que la gente pueda leerlos y beneficiarse. Pero un hombre consciente de Krishna nunca rechazará una donación.

En relación a la propaganda

Tanto los materialistas como los mayavadis suelen criticar el trabajo misionero de los vaishnavas. Los materialistas lo consideran una gran falta de respeto, y los mayavadis un acto de los transcendentalistas inmaduros que no se dan cuenta que todos los caminos llevan al mismo lugar. Pero los vaishnavas entienden que tales argumentos en contra de la prédica, que se transmiten mediante una propaganda sutil y atea, hacen que la prédica sea urgentemente necesaria. El deber legítimo del vaishnava es hacer propaganda espiritual, porque esa es la manera en que todo el mundo da a conocer sus ideas. Los devotos no deberían ceder ante la propaganda atea o mayavada, y pensar que hay algo de materialista en el sankirtana.

Srimad-Bhagavatam, 1.5.11 (significado): Sistemáticamente, un sector de la gente hace propaganda para detener la glorificación del nombre y la fama del Señor Supremo. En consecuencia, existe una gran necesidad de diseminar el mensaje del Srimad-Bhagavatam por todas partes del mundo. Es deber de todo hindú responsable difundir el trascendental mensaje del Srimad-Bhagavatam por el mundo entero, para hacerles el máximo bien a todos, así como, además, hacer que en el mundo haya la paz deseada. La India ha fallado en el cumplimiento de su deber, al hacer caso omiso de esa tarea de tanta responsabilidad, y debido a eso hay tanta riña y tantos problemas en el mundo entero. Nosotros confiamos en que si tan solo los dirigentes del mundo reciben el trascendental mensaje del Srimad-Bhagavatam, sin duda que habrá un cambio de sentimientos y, naturalmente, la generalidad de la gente seguirá a dichos líderes. La generalidad de las masas son herramientas en manos de los modernos políticos y líderes de la gente. Si tan solo ocurre un cambio de sentimientos en los líderes, habrá indudablemente un cambio radical en la atmósfera del mundo. (…) La atmósfera ya está contaminada con toda clase de corrupciones, y todo el mundo lo sabe muy bien Existe muchísima literatura poco recomendable, llena de ideas materialistas para la complacencia de los sentidos. En muchos países existen organismos nombrados por el Estado para detectar y censurar literatura obscena. Eso significa que ni el gobierno ni los líderes responsables de la gente quieren esa clase de literatura, mas aun así se encuentra en el mercado, porque la gente la quiere para la complacencia de los sentidos. La generalidad de la gente quiere leer (ese es un instinto natural), pero debido a que su mente está muy contaminada, quiere esa clase de literatura. Bajo tales circunstancias, literatura trascendental tal como el Srimad-Bhagavatam no solo disminuirá las actividades de la corrupta mente de la gente en general, sino que además, le suministrará alimento al anhelo que ellos tienen de leer alguna literatura interesante. Al principio puede que no les guste, pues aquel que sufre de ictericia es reacio a comer azúcar cande, pero debemos saber que el azúcar cande es el único remedio para la ictericia. De igual modo, hágase propaganda sistemática para popularizar la lectura delBhagavad-gita y el Srimad-Bhagavatam, lo cual actuará como azúcar cande para la condición de ictericia que es la complacencia de los sentidos. Cuando a los hombres les guste esta literatura, toda la demás literatura, la cual le está administrando veneno a la sociedad, cesará entonces automáticamente.

Estos libros y revistas son nuestras armas de propaganda más importantes para vencer la ignorancia del ejército de maya, y cuantos más libros produzcamos y vendamos de forma abundante en el mundo, más alejaremos al mundo de su rumbo suicida. Por lo tanto, tu tarea es la más importante en el trabajo de prédica. Que Krishna te bendiga más y más. Gracias por ayudarme de esta forma.

(Carta a Jayadvaita, 18 de noviembre de 1972)

En relación a la distribución de libros, aparte de nuestros libros, el Partido Comunista se ha vuelto popular debido a la distribución de sus libros. Sé que en Calcuta, los agentes comunistas estaban invitando a sus amigos y leyendo libros comunistas. Los rusos nunca fueron a la India, pero al distribuir sus libros en todos los idiomas, obtuvieron un gran número de seguidores. Entonces, si una literatura ordinaria y mundana de tercera clase lo consigue, ¿por qué nuestra literatura trascendental no va a crear devotos en todo el mundo? Veo cómo prácticamente nuestros libros y revistas se están volviendo populares en tu país. Así que existen buenas posibilidades para promover vigorosamente nuestros libros. Organiza esta propaganda con cuidado. Nuestro movimiento tendrá mucho éxito si introducimos estos libros en cada pueblo. El Señor Chaitanya así lo quería, así que debemos cumplir Su orden.

(Carta a Tamal Krishna Goswami, 21 de octubre de 1974)

Debemos organizar una gran propaganda sobre la conciencia de Krishna distribuyendo estos libros en todos lados, en todo el mundo. Igual que los comunistas: ellos son muy expertos en distribuir sus libros, su propaganda. Actualmente están distribuyendo sus libros aquí, en India, en nueve idiomas diferentes, y está siendo bastante efectivo. Por eso debemos imprimir cientos y miles de libros, y distribuirlos al mismo ritmo, y así tendremos un gran impacto en la población europea y americana. Si conseguimos que las personas de los países occidentales como Europa y América se vuelvan conscientes de Krishna, entonces el resto del mundo los seguirá. Eso es un hecho. Así pues, por favor, te suplico que continúes distribuyendo mis libros de esta forma, y Krishna derramará Sus bendiciones sobre ti.

(Carta a Rameshvara, 21 de diciembre de 1974)

Rameshvara: Ellos cuestionan que si afirmamos que nuestros miembros son caballeros, entonces ¿por qué los dejamos ir al aeropuerto a molestar a tantas personas?

Prabhupada: Ellos no están molestando a nadie. Están educando a los demás. Cuando a un ladrón se le hace la advertencia «Por favor, no te conviertas en un ladrón», él se lo toma mal. Pero es un buen consejo.

Rameshvara: Ellos dicen que es una invasión a la privacidad. Cada persona tiene el derecho de pensar lo que quiere.

Prabhupada: Sí, y por eso tengo el derecho de pensar como lo hago y venderle libros.

Rameshvara: Pero si no quieren oír hablar de tu filosofía, ¿entonces no se la estás imponiendo?

Prabhupada: No se la estoy imponiendo. Es una buena filosofía. Estamos solicitando: «Llévatelo. Es bueno para ti». Y se ven beneficiados. Los que están leyendo los libros se están viendo beneficiados. ¿Cuál es la razón por la que ustedes están haciendo todos esos anuncios con carteles enormes: «Por favor, ven y compra»? ¿Cuál es la razón por la que ustedes están imponiéndonos su supuesta bondad? ¿Por qué lo están haciendo?

(Srila Prabhupada-lilamrita, Volumen 6, por Satsvarupa Dasa Goswami)

Volver.

Anuncios