2.2 Las glorias de los libros de Srila Prabhupada

Podemos afirmar que los supuestos grandes filósofos son simplemente mudhas. Tal vez soy la primera persona en decirlo. Nuestra filosofía es perfecta y no podemos ser derrotados por nadie. Por lo tanto, está en tus manos aprenderla y conseguir presentarla bien. Ahora lo tienes todo: respeto, filosofía, dinero, templos, libros… Yo te di todas estas cosas, pero ahora soy un hombre mayor y mi hora final se acerca. Ahora la administración depende de ustedes. Si no pueden crecer, por lo menos deben mantener lo que les he dado. No pueden reclamar que no les di nada. Así pues, ahora tienen una gran responsabilidad.
(Carta para Jagannatha Sutra, 26 de agosto de 1975)

.

Los libros de Prabhupada son las palabras de bhagavan y bhagavata

La misericordia de Krishna nunca estuvo tan accesible como ahora, gracias al movimiento de sankirtana. Y nunca hubo un camino tan misericordioso para alcanzar la conciencia de Krishna como el de distribuir los libros de Srila Prabhupada. Las palabras en los libros de Srila Prabhupada son las palabras trascendentales de bhagavan (Dios) y bhagavata (el devoto de Dios). La propia aparición de estos libros fue algo místico (ocurrió en tan poco tiempo que superó los límites de la escritura y la publicación comunes), una manifestación mística directa del conocimiento de todo el guru-parampara.

Caitanya-caritamrta, Epílogo: Aunque, para la visión material, Su Divina Gracia Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati Thakura Prabhupada partió de este mundo material el último día de diciembre de 1.936, yo todavía considero a Su Divina Gracia siempre presente conmigo a través de su vani, sus palabras. La relación puede ser de dos formas, vani y vapuh. Vani significa palabras, y vapuh significa presencia física. La presencia física, a veces se manifiesta y a veces no, pero vani continúa existiendo eternamente. Por lo tanto, debemos beneficiarnos de la vani, no de la presencia física. El Bhagavad-gita, por ejemplo, es la vani del Señor Krishna. Aunque Krishna estuvo personalmente presente hace cinco mil años y, desde el punto de vista materialista, ya no está con nosotros, el Bhagavad-gita persiste.

En relación con esto, podemos invocar el recuerdo del momento en que tuve la fortuna de conocer a Su Divina Gracia Srila Prabhupada, un día del año 1.922. Srila Prabhupada había venido a Calcuta desde Sridhama Mayapura para dar comienzo a las actividades misioneras de la Gaudiya Matha. Residía en una casa de Ulta Danga, cuando, inducido por un amigo íntimo, el difunto Sriman Narendranath Mullik, tuve la oportunidad de encontrarme por primera vez con Su Divina Gracia. No recuerdo la fecha concreta del encuentro, pero por aquel entonces yo era uno de los directores del laboratorio del Dr. Bose en Calcuta. Era un joven recién casado, fiel al movimiento de Gandhi y vestido en khadi. Para mi fortuna, ya en aquel nuestro primer encuentro, Su Divina Gracia me aconsejó que predicase el culto de Sri Caitanya Mahaprabhu en inglés en Occidente. Puesto que en esas fechas yo era un nacionalista convencido, un seguidor de Mahatma Gandhi, dije a Su Divina Gracia que, mientras nuestro país no se liberase de la dominación extranjera, nadie escucharía seriamente el mensaje de Sri Caitanya Mahaprabhu. Al final, después de una discusión llena de argumentos, me derrotó y me convenció de que el mensaje de Sri Caitanya Mahaprabhu es la única panacea para los sufrimientos de la humanidad. También me convencí de que el mensaje de Sri Caitanya Mahaprabhu estaba en manos de un devoto muy experto y que, sin duda, el mensaje de Sri Caitanya Mahaprabhu se extendería por todo el mundo. No pude, sin embargo, seguir inmediatamente sus instrucciones de predicar, pero tomé sus palabras muy en serio, y siempre estaba pensando en la manera de cumplir su orden, aunque mi incapacidad era muy grande.

De ese modo pasé mi vida de casado hasta 1.950, año en que me retiré de la vida familiar adoptando la orden de vanaprastha. Sin compañía alguna, fui de un lugar a otro hasta 1958, año en que entré en la orden de sannyasa. Para entonces, estaba perfectamente preparado para cumplir la orden de mi maestro espiritual. Anteriormente, en 1.936, poco antes de que Su Divina Gracia abandonase este mundo en Jagannatha Puri, le escribí una carta preguntándole qué podía hacer para servirle. En su respuesta, con fecha del 13 de diciembre de 1.936, me ordenaba de la misma forma que predicase en inglés el culto de Sri Caitanya Mahaprabhu tal y como lo había escuchado de sus labios.

Tras su muerte, fundé, en 1.944, la revista quincenal Back to Godhead, y traté de propagar el culto de Sri Caitanya Mahaprabhu mediante esa revista. Después de entrar en la orden de sannyasa, un buen amigo me sugirió que escribiese libros en lugar de revistas. Las revistas, me dijo, suelen tirarse, pero los libros quedan para siempre. Fue entonces cuando traté de escribir el Srimad-Bhagavatam. Antes de eso, cuando estaba casado, había escrito casi mil cien páginas sobre la Srimad Bhagavad-gita, pero, de una u otra forma, me robaron el manuscrito. En todo caso, una vez que publiqué en la India los tres volúmenes del Primer Canto del Srimad-Bhagavatam, pensé en ir a los Estados Unidos. Por la misericordia de Su Divina Gracia, el 17 de septiembre de 1.965 logré llegar a Nueva York. Desde entonces he traducido muchos libros, entre ellos el Srimad-Bhagavatam, el Bhakti-rasamrita-sindhu, Las enseñanzas del Señor Caitanya (un resumen) y muchos otros.

.

Los éxtasis emocionales de Srila Prabhupada

Leemos muchas veces las escrituras y siempre parecen nuevas.
Cuando tengo tiempo, siempre leo mis libros.
(Carta para Hamsaduta, 1 de Outubro de 1974)

Tamal Krishna Goswami: Srila Prabhupada me dijo una vez: “Mis libros son mejores que yo, porque lo mejor de mí mismo está en los libros. Me siento y cada palabra que sale es lo mejor de mí”. (Extracto de una clase en Bélgica, el 1 de agosto de 1989)

Harikesa das: Para Srila Prabhupada, el día comenzaba entre las 12:30 hs y las 01:30 hs, después de levantarse sólo de la cama, de forma inexplicable. No usaba despertador, y sin duda alguna, nadie entraba para recordarle que era hora de levantarse. Pero él se despertaba solo, como si nunca durmiera, y entonces se sentaba detrás de su mesa y comenzaba a cantar el santo nombre. Tal vez una hora o más después, de forma pacífica, sin moverse y cantando completamente concentrado, abría sus libros, el Bhagavatam bengalí rojo y el verde de Varanasi con los comentarios en sánscrito de los grandes acaryas. Encendía el dictáfono, tomaba el micrófono y comenzaba a dictar: “Srimad-Bhagavatam; Séptimo Canto, tercer capítulo, verso quince, continuación del significado”. Y entonces, elegía cada una de las palabras con gran atención y deliberación, como si toda la creación dependiera de la perfección de la elección de sus palabras.

En realidad sí dependía, porque él sabía que aquellos libros serían el patrón de conocimiento para los próximos diez mil años. Srila Prabhupada entendía a su público perfectamente, estuviera en Bombay, Sídney, Roma, Tokio, Los Ángeles o Nueva York. A veces, los lugares y el público eran muy pequeños (apenas tres o cuatro devotos y algunos miembros), y a veces eran muy numerosos y le esperaban miles de personas, ansiosas por escuchar una gota de néctar. Él nunca los decepcionó, y les daba toda su misericordia. Las personas iban a su habitación durante todo el día, e incluso por la noche, pero él nunca los descuidaba. Frecuentemente me criticaba: “¿Por qué no les dejas venir? Deja que vengan”.

Pero en las primeras horas de la mañana nadie pensaba en levantarse, y mucho menos en ir a su habitación y molestarlo. Srila Prabhupada podía leer las mentes, sentir los corazones y ver los rostros de las personas para las que escribía, y con gran compasión y misericordia, elegía cada palabra deliberadamente, y de esa forma persuadir al lector a rechazar sus deseos materiales y entrar en el reino espiritual del servicio devocional. A veces escribía dos versos y a veces veinte, dependiendo de su deseo trascendental. A veces, dos versos le ocupaban más tiempo que veinte, ya que aquella tarea no seguía una agenda mundana.

Frecuentemente intentábamos inspirarlo para que tradujera más. Pensábamos que necesitaba nuestro apoyo para ir más rápido, pero él nos criticaba: “¿Os pensáis que esto es una actividad común? No se trata de mover los dedos en la máquina de escribir. Tengo que elegir muy bien las palabras que compongo. Esto es el Srimad-Bhagavatam. No es una actividad común”. Entonces nos sentíamos muy necios por haber intentado interferir en los éxtasis emocionales y transcendentales que brotaban de Srila Prabhupada en sus significados. Él nos dijo que sus significados eran sus éxtasis emocionales. Él estaba tan repleto de amor puro por Dios, que su amor en los significados siempre está fresco. Cualquier persona puede entrar en contacto con Srila Prabhupada si lee sus significados, y si acepta con su vida y alma las instrucciones que se encuentran en ellos.

Él dijo que si las personas leyeran tan sólo una línea, o apenas una palabra, podrían experimentar un cambio completo en su corazón y convertirse en candidatas para volver al Supremo. Él dijo que sólo por tocar o ver un libro, sus vidas cambiarían. ¿Quién iba a imaginarse que los libros de Srila Prabhupada tendrían estas opulencias maravillosas, magníficas? ¿Y quién iba a imaginarse que él escribiría cada día sus libros durante las primeras horas de la mañana? Aunque a veces se encontrara gravemente enfermo, mismo así se las arreglaba para escribir. De hecho, es una maravilla moderna que Srila Prabhupada escribiera más libros en diez años que cualquier otra persona en la historia, y que ahora estén apareciendo en diferentes idiomas. Pero los materialistas están tan desconcertados que no pueden entender lo que hizo Prabhupada. Más tarde lo entenderán, cuando las semillas se manifiesten de forma completa. Ahora sólo son semillas (algunas han brotado y se han convertido en enredaderas), pero cuando se hayan convertido en árboles, las personas entenderán lo que hizo Srila Prabhupada. Hay millones de estas semillas por todos lados, y son inquebrantables, indestructibles, son los bienes eternos de la sociedad humana. Sólo él sabe cómo se manifestará esta misericordia en el futuro. Nosotros no lo sabemos. No podemos imaginarnos lo que ocurrirá si distribuimos sus libros de forma masiva.

Después de dos, tres o incluso cuatro horas escribiendo de forma concentrada, Srila Prabhupada paraba. A veces, la traducción terminaba en mitad de una frase, de forma inexplicable. Nadie entendía de donde fluía el néctar, o por qué se había detenido. Ahora la marea de sus éxtasis se canalizaba en otras direcciones. Si no lo molestaba nadie, hacía una siesta de veinte minutos y se recuperaba del gran esfuerzo mental de escribir. Entonces, una hora antes del amanecer, todos los sannyasis, presidentes de templo y otros devotos importantes, se reunían en su puerta y, conteniendo el aliento, esperaban a que saliera por la puerta. Su siervo se apresuraba a organizar la limpieza de la mañana: quién cambiaría las sábanas, barrería el suelo, lavaría lo que fuera posible y substituiría las flores. Mientras Srila Prabhupada se iba, su siervo colocaba cuidadosamente un suéter y un chadar sobre sus hombros, le ponía el gorro en la cabeza y metía sus pies de loto firme y suavemente en sus zapatos, todo ello sin interrumpirlo. La manera perfecta de hacerlo era de forma circular, mientras mantenía la puerta abierta, de forma que Srila Prabhupada no perdiera ni un momento de su precioso tiempo mientras salía de la habitación, después de haber terminado de resolver todos los problemas del mundo en unas líneas del Srimad-Bhagavatam. Inmediatamente, los devotos ofrecían dandavats y Srila Prabhupada esperaba paciente mientras le ponían guirnaldas y le glorificaban con hermosas palabras. Él se reía o nos miraba firmemente, según su deseo, y entonces salía para su caminata matutina, donde nuevamente despedazaba a los científicos sinvergüenzas y los ateístas necios del mundo, mientras derramaba compasión constantemente sobre todos sus devotos.

Srila Prabhupada consideraba la tarea de escribir libros como la más importante, y deseaba retirarse de la administración de ISKCON para poder concentrarse apenas en completar el Srimad-Bhagavatam. En la siguiente carta al GBC, dijo que el Bhagavatam sería la “contribución más grande… nuestra contribución eterna para el mundo”.

Durante los últimos diez años me dediqué a establecer la estructura, y ahora hemos superado al Imperio Británico. Ellos sólo tienen una porción del mundo, y nosotros no paramos de expandirnos. Debemos expandirnos más y más, ilimitadamente. Pero debo recordaros que ahora tengo que completar la traducción del Srimad-Bhagavatam. Esta es la contribución más grande; nuestros libros nos han colocado en una posición respetable. Las personas no tienen fe en la adoración de la iglesia o de los templos. Esos días ya pasaron. Claro, debemos mantener los templos, porque son necesarios para elevar nuestro espíritu. El simple intelectualismo no funcionará. Debe haber purificación práctica. Entonces, os pido que me libréis de las responsabilidades administrativas para que pueda completar la traducción del Srimad-Bhagavatam. Mientras tenga que administrar, no podré trabajar en los libros. Éstos son un documento. Tengo que elegir cada palabra de forma sobria, y si tengo que pensar en administración, entonces no puedo hacerlo. No puedo ser como los sinvergüenzas que presentan un tratado intelectual para engañar al público. Por lo tanto, no podré terminar esta tarea sin la colaboración de los ayudantes que he nombrado, el GBC, presidentes de templo y sannyasis… Así que por favor, ayudadme con la administración para que pueda estar libre para terminar el Srimad-Bhagavatam, que será nuestra contribución eterna para el mundo.
(Carta para el GBC, 19 de mayo de 1976)

..

Los libros de Prabhupada contienen la Verdad Absoluta

Srimad-Bhagavatam 1.1.2 (significado): El aspecto impersonal de la Verdad Absoluta no es el más elevado de todos. Por encima del aspecto impersonal está el aspecto Paramātmā, y por encima de éste se halla Bhagavān, o el aspecto personal de la Verdad Absoluta. El Srimad-Bhagavatam nos da información acerca de la Verdad Absoluta en Su aspecto personal. Es más elevado que los libros impersonalistas, y más elevado que la división jñana-kanḍa de los Vedas…. Con el Srimad-Bhagavatam uno puede llegar a conocer la esencia, así como también las categorías. La esencia es la Verdad Absoluta, el Señor Supremo, y todas las emanaciones son formas relativas de energía.

a) Definiendo la Verdad Absoluta

En Kali-yuga, la propaganda demoníaca y mayavada se ha infiltrado en el campo de las cuestiones filosóficas, y ha dejado al mundo desprovisto del tópico más importante del pensamiento humano, o la cuestión sobre la Verdad Absoluta. Prácticamente, todos los filósofos de Occidente no tocan este tema (o no se atreven a mencionarlo), porque podrían ser ridiculizados por sus colegas, o incluso podrían generar desconfianza y ser expulsados de los círculos profesionales. Como mínimo, para estas personas sería muy difícil conseguir un público. Debido a las influencias demoníacas, las personas son reacias a preguntarse acerca de la Verdad Absoluta. Incluso los filósofos de mentalidad liberal de los grupos esotéricos de la Nueva Era, a los que les gusta hablar sobre la conciencia cósmica y la autorrealización, fruncen el ceño cuando escuchan “la Verdad Absoluta”. El Srimad-Bhagavatam dice: “Las personas con aversión a la Realidad Trascendental aprecian de maneras distintas la Suprema Verdad Absoluta por medio de la percepción especulativa de los sentidos; debido a esa errónea especulación, todo les parece relativo” (SB 3.32.28). Una ideología moderna afirma: “Todo es relativo. Lo que es verdadero para ti, es verdadero para ti, pero nunca has de intentar convencer a los demás. ¿Quién eres para alegar que lo que tú consideras verdad es la verdad para todos? Nada es absoluto. Todos tienen que encontrar su propia verdad”. De esta forma, las personas creen firmemente que todo es relativo; pero su propia creencia es un tipo de Verdad Absoluta negativa, incompleta.

Así pues, las personas siempre aceptan una Verdad Absoluta de alguna forma incompleta, relativa, ya sea una verdad teísta, un dogma teísta, o una afirmación agnóstica que declare que nadie sabe lo que es la Verdad Absoluta. Por lo tanto, la cuestión no es “¿Existe una Verdad Absoluta?”, si no, “¿Cuál es la Verdad Absoluta?”. Y esta pregunta no se está respondiendo. Pero ahí es donde comienzan los libros de Srila Prabhupada. Athatho brahma-jijñasa. “Ahora, tras haber obtenido la forma humana de vida, la persona debe indagar acerca de la Verdad Absoluta” (Vedanta-sutra 1.1.1). Esta es la cuestión más importante de la vida, porque sólo a través del conocimiento de la Verdad Absoluta, nuestra existencia relativa tendrá un valor y un significado.

Los libros de Srila Prabhupada son la única fuente actual de cuestionamiento serio sobre la Verdad Absoluta, pues presentan a la Suprema Personalidad de Dios de forma conclusiva. Por lo tanto, la prédica de Srila Prabhupada es glorificada con las palabras nirvisesa-sunyavadi-pascatya-desa-tarine: él libera al mundo del impersonalismo y el nihilismo. Esta es la misión que heredó de Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati Thakura, y así lo expresó en su famoso poema y ofrenda de Vyasapuja en 1935: “El Absoluto es sensible, así lo demostraste. La calamidad del impersonalismo eliminaste”. Srila Prabhupada citó a Krishna como “la Verdad Absoluta”, no como “esto”, y así desafió a todos los necios, sinvergüenzas, demonios y especuladores que causan tanta calamidad con su propaganda. Tanto en la India como en Occidente, Srila Prabhupada atacó a todos aquellos que distorsionaron o cubrieron la Verdad Absoluta, y quería que la distribución mundial de sus libros sustituyese esa otra literatura.

Cada vez que se publica un libro, siento que he conquistado un imperio. Así pues, intenta publicar tantos libros como puedas, y esto aumentará la belleza y prestigio de nuestra sociedad. La misión Ramakrishna no tiene nada importante que decir, pero como tienen dinero y publican tanta literatura estúpida, se ha vuelto muy popular. Imagínate lo poderosa que se volverá nuestra sociedad cuando tengamos mucha literatura importante publicada. No debemos publicar apenas en inglés, sino que también en otros idiomas importantes como francés y alemán.
(Carta a Brahmananda, 12 de diciembre de 1976)

Hay muchos movimientos fanáticos que van y vienen, pero sin la filosofía inmaculada de Krishna, no pueden permanecer. Por lo tanto, quiero especialmente que mis libros se distribuyan abundantemente. Esta es nuestra esencia – información filosófica verdadera, y no un sentimiento vacío. Entonces intenta hacer esto – dar a todos esta filosofía de Krishna – y varios devotos sinceros vendrán con nosotros de vuelta al hogar, de vuelta al Supremo.
(Carta para Lalit Kumar y Jambavai, 27 de noviembre de 1971)

Estoy muy satisfecho con la creciente distribución de libros, y me da mucho placer saber sobre tu anhelo creciente por distribuir mis libros. A través de la distribución de estos libros, podemos aniquilar completamente los grupos de yogis falsos de este mundo. Estoy seguro de esto. Por lo tanto, no es necesario que ataquemos directamente a estos charlatanes, pues simplemente a través de la distribución de estos libros la luz del sol de la conciencia de Krishna prevalecerá.
(Carta para Ramesvara, 14 de febrero de 1973)

b) Ciencia impecable, perfecta

Podemos desafiar cualquier filosofía que carezca de sentido: Sócrates, Platón, Kant, Darwin – y otros malabaristas de palabras que desviaron a muchas personas. Ahora tu tarea es encontrarlos y exponerlos, de forma que las personas puedan apreciar la verdadera filosofía. Debemos dedicarnos seriamente a salvar a las personas del mundo de esta situación tan peligrosa. Primero convéncete de esta filosofía, y entonces tu prédica surtirá efecto. E intenta vender todos los libros que puedas en las escuelas y universidades. Se trata de información académica, sin errores. Por favor, ayúdame con este gran trabajo y no tengas duda de que si trabajas sinceramente, pronto volverás al hogar, volverás al Supremo.
(Carta para Locana, 24 de noviembre de 1971)

Deja que desafíen nuestra filosofía y nosotros los derrotaremos. Quiero que distribuyas mis libros ampliamente, tanto como sea posible, y entonces las personas tendrán acceso a la información correcta. Nosotros lo demostramos a través de los resultados: muchos centros, devotos felices, libros grandes, convicción firme – así. Deja que la gente decida quién es mejor guiándose por los resultados.
(Carta para Hiranyagarbha, 22 de noviembre, 1971)

No se cómo estás vendiendo tantos libros. No hay otro caso en la historia en el que se hayan vendido libros religiosos con tanto entusiasmo y éxito. ¿Hay alguna historia similar? Los cristianos propagaron sus enseñanzas por todo el mundo tan solo con un libro. Nosotros ya tenemos cuarenta libros grandes en inglés. Por lo tanto, no podemos imaginar el resultado que obtendremos si distribuimos así como lo estás haciendo tú.
(Carta para Tamal Krishna Goswami, 18 de diciembre de 1975)

En términos prácticos, no hay religión en el mundo. La única religión verdadera es bhagavata-dharma. Esta es la religión original de la sociedad humana. Todo lo que se haga pasar por religión, ha surgido después de la literatura védica. El mundo está sumido en la oscuridad, por lo tanto, estamos brindando luz en la forma del Srimad-Bhagavatam. Así pues, este es el mejor servicio que puede prestar una persona a la sociedad humana, brindar conocimiento sobre cómo volver al hogar, volver al Supremo.
(Carta para Ramesvara, 27 de noviembre de 1975)

No nos da miedo desafiar a ningún filósofo mundano y derrotarlo, porque semejantes filósofos sólo funcionan en la plataforma mental, que cambia constantemente, y por eso no tienen ninguna autoridad verdadera. Pero como nosotros escuchamos a la fuente de todo el conocimiento, Krishna, y a Sus representantes, los santos y acharyas de la sucesión discipular, nuestra comprensión cuenta con una base sólida. Si estamos muy convencidos de que tenemos que predicar de esta forma, los hombres inteligentes nos respetarán y se unirán a nosotros, y este será nuestro éxito en Alemania. Si Marx pudo convencer a tantas personas con su filosofía imperfecta, ¡imagina lo que puede conseguir Krishna, el Supremo Perfecto! Si permanecemos puros y enseñamos a los demás de manera pura, entonces alcanzaremos el éxito completo y el mundo nos escuchará y se librará de su condición peligrosa. Muchas gracias por ayudarme en este gran esfuerzo.
(Carta para Shivananda, 12 de diciembre de 1971)

c) Libros para el beneficio de las personas en general

Srimad-Bhagavatam, 10.12.7 (significado): Como la inmensa mayoría de la gente no conoce el secreto del éxito, Srila Vyasadeva, mostrándose compasivo con las pobres almas del mundo material, especialmente con las de la era de Kali, nos ha dado el Srimad-Bhagavatam. Srimad-bhagavatam puranam amalam yad vaisnavanam priyam (Bhag. 12.13.18). Los vaisnavas que poseen un cierto avance, o que son plenamente conscientes de las glorias y potencias del Señor, sienten un amor especial por esta Escritura védica, el Srimad-Bhagavatam. Después de todo, tenemos que cambiar de cuerpo (tatha dehantara-praptih). Si no prestamos atención al Bhagavad-gita y al Srimad-Bhagavatam, no sabemos cuál va a ser nuestro próximo cuerpo. Pero si seguimos esos dos libros —Bhagavad-gita y Srimad-Bhagavatam—, tenemos asegurada la relación con Krishna en la siguiente vida (tyaktva deham punar janma naiti mam eti so ‘rjuna). Por lo tanto, la propagación del Srimad-Bhagavatam por todo el mundo es una gran actividad benéfica para teólogos, filósofos, trascendentalistas y yogis (yoginam api sarvesam), así como para la gente en general.

Me siento especialmente satisfecho al escuchar que tu distribución de libros ha aumentado. Sigue así, aumentando más y más. Cada vez que alguien lee alguna información sólida acerca de Krishna, su vida se transforma de alguna manera. Estos libros son la base sólida sobre la cual se apoya nuestra prédica, entonces quiero que estén disponibles para todos, en la mayor medida posible. Así pues, por favor, inténtalo.
(Carta para Damodara, 3 de diciembre de 1971)

Estoy muy satisfecho al escuchar todas las buenas noticias, especialmente que quieres vender libros, más y más. Este es el mejor trabajo en la prédica. Cada libro vendido significa que la prédica tiene algún efecto práctico. Se trata de un progreso tangible. Así pues, intenta vender tantos libros como puedas en tu país… Somos el único movimiento en el mundo que está predicando sobre la realidad, o el secreto del éxito, y todo aquello ajeno a nuestro movimiento fallará. Por lo tanto, trata de convencer a la gente a que se una a nosotros y a que logren el éxito en su vida. Este será tu mérito.
(Carta para Kurusrestha, 23 de noviembre de 1972)

Rohinisuta das: Tan solo después de muchas, muchas vidas, una persona excepcional llega al punto de rendirse a Krishna y servirlo. Se trata de algo extraño, porque es precisamente lo que el alma condicionada no quiere hacer. Por lo tanto, el alma viene al mundo material. Así pues, ser un devoto es el ápice de una larga transmigración a través de varias especies de vida – varias vidas en varios planetas desde tiempos inmemoriales. Si alguien se rinde a Krishna y entonces llega al punto de salir a sankirtana para distribuir misericordia, esa persona tiene garantizada la vuelta a casa, la vuelta al Supremo. Srila Prabhupada confirmó esto varias veces. La distribución de libros no es una actividad común. No debemos darlo por sentado.

.

Iguales que las Deidades

Antiguamente no había imprentas. Estos shastras importantes, literatura védica, se conservaban escribiéndolos a mano. Yo copio tu libro. Mi otro amigo copia mi libro, de esta forma, todos los que estaban interesados. Los libros no eran tan baratos. Sólo los brahmanas cualificados solían conservar libros escritos a mano… Y eran adorados en el templo como una Deidad, shastra, no como si estuvieran disponibles en todos lados. Ahora la imprenta los ha abaratado. Pero debemos entender siempre que grantha, o las escrituras, deben ser adoradas como Dios. Son la encarnación literaria de Dios. No pueden ser descuidadas. No tratéis el Bhagavad-gita o el Srimad-Bhagavatam como si fueran libros comunes. Debéis ser muy cuidadosos. Debéis cuidar los libros de la misma forma que cuidáis a las Deidades.
(Clase, 6 de diciembre de 1974)

Tamal Krishna Goswami: Krishna actúa para el beneficio de los demás y se dice que los seres humanos también están destinados a beneficiar a otras personas. El cuerpo humano es muy valioso porque puede usarse para avanzar de vuelta al Supremo, y al mismo tiempo puede usarse para ayudar a otras personas a volver al Supremo. Y esta también es la misión de Krishna. ¿Qué otra razón tendría Krishna para venir a este mundo? Él es auto-satisfecho y está absorto en Sus pasatiempos eternos con Sus potencias espirituales. Por lo tanto, cuando viene, sólo lo hace para el beneficio de los demás. Esta es la razón por la que el Señor aparece en Su forma de Deidad. Así, se dice que las personas que tan sólo ven en la Deidad una piedra o un pedazo de madera tienen una mentalidad infernal.

Similarmente, aquel que considera los libros de Srila Prabhupada como ordinarios es porque no conoce la trascendencia, porque sus libros son como Deidades adorables. La adoración a la Deidad requiere seguir muchas reglas, pero ¿qué posibilidad tienen las personas que no han recibido entrenamiento de adorar a las Deidades en esta era? Los materialistos mundanos no saben de la existencia de la Deidad, y no vienen al templo a ofrecer reverencias, y ciertamente no saben adorar. Por consiguiente, Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati Thakura y Srila Prabhupada hicieron que la Deidad estuviera lo más accesible posible a través de sus libros. Las personas no han de ir hacia los libros como lo harían si fueran al templo a ver a la Deidad; los libros van hasta las personas. Ellos pueden ir a todos lados. Pueden pasar de una persona a otra. Pueden acabar en las manos de estudiantes que normalmente rechazarían la conciencia de Krishna por considerarla sentimentalista. Pueden llegar a los materialistas absortos en el disfrute de los sentidos. Pueden acabar en las manos de una persona que no tiene ni idea de la vida espiritual, de un ama de casa, de un colegial, de cualquier persona. Prácticamente todo el mundo puede recibir un libro. Así que estos libros son Deidades que todo el mundo puede apreciar. Y el método simple para adorarlos es pagar algo a cambio, igual que una persona que va al templo y dona unas monedas en la caja de donaciones para la Deidad. Al pagar algo, llevarse los libros a casa y ponerlos en una estantería, la gente comienza la adoración a esas Deidades. Si guardan los libros con respeto en sus casas, es como si estuvieran yendo a ver la forma trascendental de la Deidad al templo.
(De una clase en Zurich, 4 de diciembre de 1991)

.

Los libros son una bendición para nosotros, nuestra prédica y la sociedad humana

Los libros son la base de nuestro movimiento. Todo lo que somos proviene de esos libros. Leer los libros y distribuirlos, ese debería ser nuestro lema.
(Carta para Hridayananda Dasa Goswami)

Srila Prabhupada dijo que la conciencia de Krishna se convertirá en la principal influencia de los próximos diez mil años de Kali-yuga. Estos libros serán el conocimiento estándar en las áreas de religión, cultura, educación, justicia, etc. Mientras los devotos practiquen la conciencia de Krishna, los libros establecerán los estándares espirituales, orientarán la vida de los devotos, y servirán como base e ímpetu para la educación. Pero ante todo, sus libros son la suma y la esencia de la actividad espiritual, la fuente de la inspiración e iluminación de todas las almas sinceras que deseen escuchar y cantar sobre la Verdad Absoluta, el Señor Krishna, y volver al Supremo.

(a) Los libros son la base de la vida espiritual de los devotos

Bhagavad-gita 4.38 (significado): Cuando hablamos de conocimiento trascendental, lo hacemos en términos de la comprensión espiritual. Siendo esto así, no hay nada tan sublime y puro como el conocimiento trascendental. La ignorancia es la causa de nuestro cautiverio, y el conocimiento es la causa de nuestra liberación. Este conocimiento es el fruto maduro del servicio devocional, y cuando uno se sitúa en el estado de conocimiento trascendental, no tiene que buscar la paz en ninguna otra parte, pues disfruta de paz interna. En otras palabras, este conocimiento y la paz culminan en el estado de conciencia de Krishna. Ésa es la última palabra del Bhagavad-gita.

Estoy escribiendo estos libros específicamente para mis estudiantes, y estoy muy satisfecho de saber que los estáis leyendo con atención. Las palabras son nectáreas porque no son mis palabras personales, sino las instrucciones de mis predecesores, y yo sólo las estoy intentando reproducir de la mejor manera. Así es como funciona el sistema parampara. Nosotros no creamos nada, sólo transportamos el mensaje como fieles peones. De esa forma será efectivo. Uno debe ser muy sincero con su maestro espiritual y Krishna simultáneamente. Entonces todo será un éxito. Ese es el veredicto de los Vedas y el Señor Chaitanya.
(Carta para Jayaptaka, 17 de abril de 1970)

Insisto en que todos mis estudiantes deben estar muy familiarizados con la filosofía de la conciencia de Krishna, deben leer nuestros libros con mucha perseverancia al menos una o dos horas cada día e intentar comprender el asunto principal desde diferentes ángulos.
(Carta para Madhudvisa, 16 de junio de 1972)

Nuestro avance en la conciencia de Krishna se produce mediante dos caminos, a través del conocimiento y la renuncia, jñana y tyaga, o tapasya. Cuanto más renunciemos a este mundo material, más avanzaremos en la conciencia de Krishna. Pero sólo seremos capaces de realizar estos sacrificios y ejecutar tapasya si poseemos el conocimiento necesario. Por lo tanto, lo primero es conocer la conciencia de Krishna, y entonces tapasya, o una vida voluntaria de austeridad, ocurrirá automáticamente. Por eso estoy pidiendo a todos mis estudiantes que lean mis libros seriamente cada día, sin fallar. De esta manera, si absorben sus mentes al menos una o dos horas en los asuntos trascendentales del Srimad-Bhagavatam, el Bhagavad-gita y otros libros, podrán avanzar fácilmente en la conciencia de Krishna. No se trata de cambiar nuestra ocupación o ajustar alguna condición material para encontrar la felicidad verdadera. La conciencia de Krishna no es así. Puede realizarse bajo cualquier tipo de condición material u ocupación… Cuando estéis trabajando y no podáis leer mis libros, podéis oír las cintas de mis clases y escuchar de esta forma. Y nunca dejéis de cantar vuestras dieciséis rondas diariamente, levantaros siempre temprano, acudid al mangala arati, bañaros y seguir los otros principios regulativos, y todo irá muy bien, podéis estar seguros de esto.
(Carta para Bhargava, 13 de junio de 1972)

(b) Los libros son la base de la prédica en ISKCON

Muchos devotos comenzaron sus vidas espirituales escuchando el canto Hare Krishna, probando prasadam o leyendo un libro o una revista Back To Godhead. Estos devotos avanzaron por cantar Hare Krishna y estudiar los libros de Srila Prabhupada junto a otros devotos. Cuando llegaron a sentirse lo suficientemente convencidos para invitar a los nuevos visitantes a cantar, leer los libros y realizar otras actividades, se completó el proceso: los libros de Srila Prabhupada proveen educación espiritual y capacitan a las personas con conocimiento trascendental.

Tenemos que basar nuestra prédica en la fórmula del Señor Caitanya: sankirtana. Al fin y al cabo, Él es Dios, y si Él lo recomienda, ¿qué posibilidad hay de fracasar? Es imposible. Si simplemente nos atenemos al programa que os he dado desde el compienzo, a saber, kirtana, prédica, kirtana, distribución de prasadam –si sólo hacéis esto, será suficiente. Por supuesto, tenéis que ejecutar kirtana de la mejor manera posible, con danza, varios instrumentos de percusión, karatalas y caracolas, y si predicáis con sinceridad, las personas querrán escuchar y se convencerán. La potencia del movimiento para la conciencia de Krishna no tiene que ver con ninguna demostración externa. No. Se trata de la vibración trascendental del mantra Hare Krishna y las palabras del Bhagavad-gita y el Srimad-Bhagavatam. Así pues, haced las cosas con este espíritu. Todo saldrá bien. No nos interesa atraer a millones de personas para que vean un show. Es mejor atraer a una sola alma sincera para que se una a nosotros en el canto extático. Eso es lo verdaderamente valioso, y distribuir libros, tantos como sea posible. A una persona le será de gran ayuda escuchar un poco de nuestra filosofía, pero si adquiere un libro, tal vez su vida de un giro. De este modo, vender libros es la mejor prédica. Vender libros, realizar kirtana en lugares públicos como escuelas y universidades, predicar –si lleváis a cabo este tipo de actividades e intentáis mejorarlas más y más, simplemente con vuestra práctica sincera, este programa sencillo complacerá inmensamente a Krishna, y podréis comprobarlo muy pronto.
(Carta para Sudama, 5 de noviembre de 1972)

Agradezco especialmente tu actitud en querer aumentar más y más la venta de nuestros libros. Esto santificará las demás actividades de la prédica, porque predicar significa vender libros. … ¿Por qué no visitas cada pueblo de tu zona, aunque solo haya aldeas pequeñas, y realizas este tipo de programas? Esto es sankirtana verdadero. Como estás haciendo muchos devotos nuevos y distribuyendo muchos libros y revistas, me imagino que tu rutina de trabajo es del nivel más alto y que la prédica está yendo bien. Aprecio mucho esto. No permitas que disminuya, y nunca descuides nuestro programa regular. De esta forma siempre tendrás éxito en difundir el sublime movimiento del Señor Caitanya, y muy pronto podrás alcanzar la perfección suprema de la vida.
(Carta para Bhaktadasa, 21 de febrero de 1972)

Así que esta es la prédica verdadera, vender libros. ¿Quién puede explicarlo mejor que los libros?
(Carta para Bali Mardan, 30 de septiembre de 1972)

No podemos concebir que los predicadores no estén fijos en la conciencia de Krishna, y no hay ninguna duda de que no podemos ser conscientes de Krishna sin los libros de Srila Prabhupada. Estos contienen su mensaje completo, como él mismo dijo:

Todo lo que se, lo he explicado en mis libros. Más allá de eso, no poseo ningún conocimiento.
(Paseo matutino, 26 de junio de 1975)

No hay nada nuevo que contar. Todo lo que digo ya lo he escrito en mis libros. Ahora tenéis que tratar de entenderlo y continuar con vuestro esfuerzo. Más allá de si me encuentro presente o no, eso no importa. Tal como Krishna vive eternamente, similarmente, la entidad viviente también vive eternamente; pero kirtir yasya sa jivati: “El que sirve al Señor vive para siempre”. Así que os he enseñado a servir a Krishna, y viviremos eternamente con Krishna.
(Discurso de bienvenida, 17 de mayo de 1977)

Así pues, los libros de Prabhupada son esenciales en cada etapa de la vida de los devotos. Un devoto comienza su vida espiritual recibiendo un libro y leyéndolo. Entonces estudia los libros en la compañía de otros devotos, se convence, y desarrolla el deseo de compartir el conocimiento a través de la distribución de libros. Por lo tanto, los libros son la base de la vida espiritual y la educación, capacitan a los devotos con conocimiento trascendental y, en última instancia, beneficia a toda la humanidad, porque sin una clase de hombres con educación espiritual, no existe la prédica en la sociedad humana.

No puedes pedirle a todo el mundo que entienda la conciencia de Krishna. Es imposible. No es tan fácil. Manushyanam sahasresu kascid yatati siddhaye yatatam api siddhanam kascin mam vetti tattvatah. Es muy, muy difícil. Pero al menos tiene que haber un sector de personas que entienda a Krishna, y de ese modo las personas puedan beneficiarse de su posición.
(Clase, 23 de marzo de 1977)

Volver.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s