Energía, entusiasmo y ánimo

Nuestro éxito es nuestro entusiasmo. Por lo tanto, todo lo que hagamos deberíamos hacerlo con entusiasmo: el canto, la lectura, seguir las reglas y regulaciones. (Carta para Hamsaduta, 12 de octubre del 1973).

En nuestro movimiento para la conciencia de Krishna la primera cualificación requerida para los devotos es el entusiasmo. Y entonces practicar el proceso pacientemente y con convicción de que será logrado por seguro. Pero al mismo tiempo debemos ser muy, muy estrictos en seguir los principios regulativos y en completar las 16 rondas. Nuestro tratos con los demás deben ser muy claros, y siempre debemos mantenernos en compañía de los devotos. (Carta para Bali Mardan, 22 de febrero del 1970).

Los cinco factores de la acción

Bhagavad-gita 18.14-16: «El lugar de la acción (el cuerpo), el ejecutor, los diversos sentidos, las muchas clases de esfuerzos, y por último, la Superalma; esos son los cinco factores de la acción. Toda acción correcta o incorrecta que el hombre ejecute con el cuerpo, la mente o las palabras, es causada por esos cinco factores. Por lo tanto, aquel que cree que es el único autor, haciendo caso omiso de los cinco factores, sin dudad que no es muy inteligente y no puede verlas cosas tal como son».

Significado: Aquel que actúa con conciencia de Krishna bajo la dirección de la Superalma situada en el corazón, está naturalmente libre de la atadura de cualquier actividad. Aquellos con completa conciencia de Krishna no son, en última instancia, responsables por sus acciones. Todo depende de la voluntad suprema, la Superalma, la Suprema Personalidad de Dios. Una persona necia no puede entender que la Superalma está sentada en el interior como un amigo y que está dirigiendo sus acciones. A pesar de que las causas materiales son el lugar, el trabajador, los esfuerzos y los sentidos, la causa final es el Supremo, la Suprema Personalidad de Dios. Por lo tanto, uno no debería solo ver las cuatro causas materiales sino también la suprema causa eficiente. Alguien que no ve al Supremo piensa que él mismo es el ejecutor.

Mientras el distribuidor más se da cuenta de que no es el hacedor, más puede hacer, se vuelve más empoderado. Estar empoderado depende del entusiasmo y el deseo del devoto en la medida en que eso induce a las Superalma a ser responsable de los otros factores de la acción para cumplir el deseo puro del devoto. (El capítulo 11 presenta este punto detalladamente; aquí solo se da un entendimiento introductorio).

En relación a tu pregunta: «¿Deberíamos desapegarnos de los resultados de nuestras actividades, o deberíamos simplemente apegarnos a los pies de loto de Krishna?», la respuesta es que ambas filosofías son correctas. No hay que apegarse a los logros personales. Pero apegarse a satisfacer al maestro espiritual, eso está bien. Desapegado para mi beneficio, apegado para el beneficio de Krishna ―conciencia de Krishna significa apego por Krishna y desapego del beneficio personal, eso es todo. (Carta para Sri Govinda, 25 de diciembre de 1972).

Jaya Gurudeva Das: ¿Cuál es la diferencia entre una persona ignorante o materialista y un devoto? Se supone que un devoto conoce al Supremo y se entrega a Él. El devoto tiene plena fe en la Superalma y depende de Ella en cada acción, especialmente en la distribución de libros. La Superalma guía al devoto, siempre y cuando él no mantenga deseos materialistas o egocéntricos. Si el distribuidor de libros tiene una actitud consciente de Krishna pura, entonces ya no depende de factores materiales, y la Superalma puede usar al distribuidor de libros como una herramienta para hacer cosas que, materialmente hablando, son completamente extraordinarias. Yo recuerdo un maratón de navidad en Basel. Estaba distribuyendo libros con Rohinisuta en el Concierto de Navidad en la Casa de la Ópera, porque ya era tarde y las calles estaban casi vacías. Ahí estaba él, con su gran bolsa de 60 libros de tapa dura, usando una gorra de lana, zapatos viejos y jeans arrugados, cuando de repente se abrieron las puertas y la gente salió. Todos ellos lucían engreídos, vistiendo las más caras y sofisticadas ropas. ¡Tan solo imagínenlo! Vas a un concierto de Navidad de clase alta en la Ópera, entonces sales, ya está oscuro, y hay un muchacho vendiéndote un libro sobre filosofía hindú el día antes de la víspera de navidad. Era una de las situaciones más inusuales, pero Rohinisuta trascendentalmente transformó todo el lugar. Casi nadie rechazó un libro, y en poco tiempo su bolso de libros estaba vacía. En esa situación incluso yo pude comprender que esto había sido una actuación transcendental del maestro de conciertos supremo, la Superalma.

Navina-nirada Dasa: La Superalma, obviamente, es el factor más importante. Pero si alguien no se lleva un libro, no puedes culpar a la Superalma, porque los otros factores están ahí, y debemos verlos todos en relación con Krishna, especialmente nuestro esfuerzo y deseo. Nuestro deseo de darle un libro a una persona debe ser más fuerte que el deseo de la persona de rechazarlo o de su deseo de gratificación sensorial. Si estamos cultivando este fuerte deseo, empujándonos a nosotros mismos y no a las personas, entonces la Superalma nos ayudará convenciéndolos. Por lo tanto, a pesar de que no somos los hacedores, nosotros, como instrumentos, somos un factor importante, ya que el éxito depende de nuestro entendimiento de que no somos los ejecutores. Solo entonces podemos renunciar a nuestro ego falso y depender del Señor que está en nuestros corazones.

Meditando en la Causa Suprema

Bhagavad-gita 6.29-31: «Un verdadero yogi Me observa a Mí en todos los seres y también ve a todo ser en Mí. En verdad, la persona autorrealizada Me ve a Mí, el mismo Señor Supremo, en todas partes. Aquel que Me ve en todas partes y que ve todo en Mí, Yo nunca lo pierdo a él. Y él nunca me pierde a Mí. Un yogi como ese, que se dedica al venerable servicio de la Superalma sabiendo que yo y la Superalma somos uno, permanece siempre en Mí en todas las circunstancias».

Jadurani Devi Dasi: No solo estamos dando a Krishna a las personas, sino que también cuando nos acercamos a las personas, en un sentido nos acercamos a Krishna. Vamos de Krishna en Krishna en Krishna, porque la Superalma está dentro de ellos. ¿Cómo nos relacionaremos con Krishna en ese momento?, ¿realmente veré que la Superalma está ahí?, ¿seré respetuoso y humilde con Él?, ¿o solo veré el cuerpo de la persona a la que le estoy hablando? Cuando salimos, no pensamos en que solo nos vamos a encontrar con cuerpos. Pensamos en que nos encontraremos con Krishna. Y cuando decimos que conocimos cien personas ese día, eso significa que tuvimos cien oportunidades de relacionarnos con Krishna en una forma conciente de Krishna. Y si no podemos relacionarnos con Él adecuadamente (cuando me acerco a una persona) debido a la falta de fuerza en conciencia de Krishna, entonces tengo una oportunidad de relacionarme con Él de una forma más apropiada (en el corazón de la siguiente persona). Esta es una gran oportunidad para desarrolla la conciencia de Krishna.

También está la meditación que Krishna describe en el Bhagavad-gita ―que el alma está habitando dentro del cuerpo―. Por medio de esta meditación no tendremos miedo de la condición material en particular que tenga la persona: «Oh, esta persona es un gran hombre de negocios. Él está en una posición superior a mí. Solo me despreciará y me hará sentir nervioso y temeroso». Si tan solo vemos una pequeña alma y a la Superalma, o Krishna, y eso es todo con lo que tenemos que lidiar, entonces nos volveremos entusiastas en vez de temerosos.

No se trata de tener que volverse avanzado para poder visualizarlo en nuestra mente. Es cuestión de imaginárselo. Si te pido ahora que pienses en un árbol, puedes pensar en un árbol. Si te pido que pienses en una pequeña chispa, solo tienes que imaginártela en tu mente. Esto no significa que en realidad estamos viendo el alma. Eso no se nos revelará por la imaginación de nuestra mente. Se revelará por la misericordia del Señor cuando esté satisfecho. Pero requiere cierta práctica. Podemos pensar en cualquier imagen de Krishna o de la Superalma que nos guste más de los libros de Prabhupada. Solo imaginátela. O puedes pensar en tus Deidades. Y después puedes imaginar al alma rodeada de montañas de pus, glóbulos de sangre, huesos, y todas las otras cosas que la Escrituras describen sobre la composición del cuerpo. Puede ser un buen ejercicio y no es difícil de hacer. Así es como se supone que debemos ver de todas formas. El Bhagavad-gita dice que aquel que ve el alma y la Superalma en todos los cuerpos no se degrada por la mente, y alcanza el destino supremo. El ver así es una orden de Krishna. Por lo tanto, la distribución de libros es una buena oportunidad para seguir las instrucciones de Krishna en muchas maneras diferentes.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s