Deseamos lo mismo que desea el Señor

Continuación de “Los seis síntomas de la entrega”

(5) No tener otro deseo que el deseo del Señor
Determinado; convencido

Bhagavad-gita 2.56 (significado): En relación con el servicio del Señor, siempre es osado y activo, y no se deja influenciar por el apego o la aversión. Apego significa aceptar cosas para la complacencia de los sentidos, y desapego es la ausencia de esa clase de apego sensual. Pero aquel que está fijo en el estado de conciencia de Krishna, no tiene ni apego ni desapego, porque su vida está dedicada al servicio del Señor. Como consecuencia de ello, él no se enfurece en absoluto cuando sus esfuerzos fracasan. Éxito o fracaso, la persona consciente de Krishna siempre es estable en su determinación.

Rohinisuta Dasa: En el mundo material hay falta de determinación. Las personas no tienen fe en nada. Alguien que es vago y flojo —cuya determinación es arrastrada por los deseos materiales— no puede tener una determinación resuelta. Por eso, cuando te acercas a las personas completamente determinado, puedes convencerlas para que se lleven los libros, aunque no los quieran. Si la motivación de tu determinación es pura, puedes atravesar sus capas de ignorancia y convencerlas de llevar los libros.

Sachinandana Swami: Srila Prabhupada dijo que, sin determinación, no es posible mantener una vida consciente de Krishna. Así de importante es la determinación. En un emotivo pasaje del Chaitanya-charitamrita se describe de forma maravillosa el tipo de determinación que nos hará obtener la misericordia del Señor. Se trata de una descripción de Maharaja Prataparudra, el rey de Orissa. Aunque sabía que el Señor Chaitanya seguía estrictamente la norma de no relacionarse con mujeres o con personas materialistas, estaba determinado a obtener la compañía de Sri Chaitanya Mahaprabhu. Maharaja Prataparudra dijo: «Si Sri Chaitanya Mahaprabhu está decidido a no verme a mí, yo estoy decidido a abandonar mi vida si no Le veo a Él». En el significado, Srila Prabhupada escribe: «Un devoto con la determinación de Maharaja Prataparudra, sin duda alguna, saldrá victorioso en su progreso en el cultivo de conciencia de Krishna. La determinación de Maharaja Prataparudra es, por lo tanto, muy elevada y recibe el nombre de dridha-vrata. Gracias a esa determinación, finalmente pudo recibir la misericordia directa del Señor Chaitanya». Esta es una comprensión muy profunda. Si no nos volvemos exitosos en esta vida, tendremos que entrar nuevamente en el vientre de una madre, ir a la escuela, enamorarnos, llorar de dolor y así sucesivamente. Debemos evitar estos problemas. Debemos ser determinados en alcanzar la misericordia de la Suprema Personalidad de Dios. Prabhupada dijo que los devotos debían enfocarse en regresar a Krishna en esta vida. Esta debería ser nuestra motivación. Cuando los compañeros de Chaitanya Mahaprabhu vieron que Maharaja Prataparudra se estaba preparando para renunciar a todo para obtener la misericordia del Señor, quedaron impresionados. Sarvabhauma Bhattacharya estaba especialmente asombrado, porque semejante determinación no se encuentra en un hombre mundano apegado al goce material. Al ocuparnos en servicio devocional, debemos mantener esta determinación firme. Y entonces, Krishna estará satisfecho con nuestro servicio. El maestro espiritual puede mostrarnos el camino del servicio devocional. Si el discípulo sigue los principios sin desviarse, ciertamente recibirá la misericordia de Krishna. La fórmula para todos aquellos que están determinados a hacer de su vida un éxito, es comprender que lo único que realmente necesitamos es el servicio devocional, porque al realizar servicio devocional podemos satisfacer al maestro espiritual y a Krishna. Y entonces podremos ser completamente determinados. (De una clase en Zurich, 2 de enero de 1992).

Rohinisuta Dasa: Atma-nikshepa significa rendición absoluta. He visto que tan pronto oramos: «Krishna, Te pertenezco», o un sankirtanero dice: «Por favor, Krishna, ocúpame en Tu misión de sankirtana durante toda mi vida», a partir de ese día el sankirtana se vuelve nectáreo. Pero si a continuación pensamos: «También podría hacer esto o aquello», nunca nos volveremos fijos. Debemos volvernos expertos en nuestra actividad. Apenas nos rendimos a Krishna y oramos: «Krishna, quiero hacer este servicio durante toda mi vida», entonces nos volvemos fijos, y el servicio devocional se vuelve extático. Y las personas lo percibirán. Un devoto es una persona feliz y satisfecha, y por eso las personas se llevan los libros.

(6) Siempre manso y humilde
Humildad; tolerancia

Srimad-Bhagavatam 6.5.44 (significado): «Para cantar el santo nombre del Señor se debe tener una mentalidad humilde y considerarse más bajo que una brizna de hierba de la calle. Se debe ser más tolerante que un árbol, sin el menor asomo de prestigio falso, y estar dispuesto a ofrecer pleno respeto a los demás. Con esa mentalidad, se puede cantar constantemente el santo nombre del Señor». Siguiendo las órdenes de Sri Chaitanya Mahaprabhu, aquel que predique las glorias del Señor por todo el mundo o por todo el universo, debe ser más humilde que la hierba y más tolerante que un árbol, pues un predicador no puede permitirse una vida fácil. En efecto, el predicador tiene que hacer frente a muchísimos obstáculos. No sólo recibirá maldiciones, sino que será agredido físicamente.

Todas las almas condicionadas están bajo la ilusión. Supongamos que un doctor visita a un paciente que está sufriendo convulsiones y diciendo tonterías. Eso no significa que se negará a tratarlo. Lo tratará amablemente, aunque el paciente le insulte. Le dará medicina. Así como Jesucristo dijo: «Odia el pecado, no al pecador». No al pecador. Esto es muy bueno. Porque el pecador está bajo la influencia de la ilusión. Ha enloquecido. Si le odias, ¿cómo serás capaz de salvarle? Por eso, aquellos que son devotos, aquellos que son verdaderos siervos de Dios, no odian a nadie. El Señor Jesucristo, cuando estaba siendo crucificado, pidió: «Mi Señor, por favor, perdónales, porque no saben lo que hacen». Esta es la posición del devoto. Como han enloquecido debido a su mentalidad materialista, no pueden ser felices —ninguno de ellos. Por lo tanto, este movimiento para la conciencia de Krishna es tan bueno que el odio no forma parte de él. Todos son bienvenidos. «Por favor, vengan. Canten Hare Krishna. Tomen Krishna prasadam. Escuchen un poco de filosofía del Bhagavad-gita, e intenten corregir su vida condicionada». Este es el programa, conciencia de Krishna. El Señor Chaitanya lo introdujo, yare dekha, tare kaha `krishna’-upadesha: «A quienquiera que te encuentres, donde sea que lo encuentres, simplemente intenta enseñarle la conciencia de Krishna, krishna-katha, las órdenes del Señor Krishna». Ustedes serán felices, y ellos serán felices. (Clase, 12 de febrero de 1969).

Sachinandana Swami: Ofrecemos oraciones al maestro espiritual mediante las palabras nama om vishnu-padaya krishna-preshthaya bhu-tale. La palabra namah tiene un significado literal interesante. La sílaba ma se refiere al ego falso, y na es una negación. Así, la palabra namah indica el abandono del ego falso. Ofrecer reverencias al maestro espiritual significa dejar de lado nuestro falso sentido de independencia, y ser humildes significa aceptar lo que él nos ordene. Jiva Gosvami explica que este es el significado de atma-nivedanam. Abandonar el ego falso y entregar nuestra propia vida al maestro espiritual implica aceptar al Señor como nuestro maestro, como nuestro objetivo supremo en la vida. Solo así podemos volvernos mansos y humildes, lo que hace que un vaishnava se vuelva atractivo.

Chakshu Dasa: Un distribuidor de libros no debe ocuparse en muchas cosas, porque si no su inteligencia se vuelve bahu-shakha, muy ramificada. Tiene que enfocar su atención, pero al mismo tiempo no debe ser intolerante. Los distribuidores de libros tienen que apreciar los otros servicios que se realizan en ISKCON. Si no los apreciamos, perderemos la misericordia de los otros devotos. Y con ello, perderemos la habilidad de realizar sankirtana. Debido a su misericordia podemos salir a distribuir libros. Si fuéramos por cuenta propia, no seríamos capaces de hacerlo. Por ejemplo, no puedo producir un libro, no puedo traducir un libro, y trabajar en el templo durante todo el día es inimaginable. Así pues, dependo de que los demás devotos realicen esos servicios. Es importante apreciar mucho a los otros devotos y su servicio.

Yadunandana Dasa: Debemos evitar el orgullo falso y la envidia: «Distribuyo libros porque es el mejor servicio, y estoy muy orgulloso de ello. Me someto a muchas austeridades, no como los otros devotos. ¿Por qué no salen ellos también?». Un distribuidor de libros inmaduro puede que critique a los demás. Pero la verdad es que, si reparamos en el interior de su corazón, veremos el anartha de querer la vida fácil que piensa que tienen los demás. Si alguien siente envidia de los demás, los que no están realizando sankirtana todo el día, y los critica sin necesidad, entonces tendrá dificultades para realizar sankirtana en el futuro. ¿Por qué es importante ser humilde cuando se realiza un servicio tan importante como la distribución de libros? Porque si no somos humildes Krishna nos aplastará. Obviamente, continuar distribuyendo libros es un gran privilegio, pues vemos pocos devotos que consiguen hacerlo durante muchos años; el privilegio de continuar distribuyendo libros solo se obtiene por la misericordia de Krishna. Por eso es importante ser humilde.

Bhaktavatsala Dasa: Como este servicio es magnífico, empezamos a pensar que nosotros también lo somos. Esto representa un peligro y una austeridad a la hora de distribuir libros —creernos el centro de atención. Es un truco de maya para detenernos. Es exactamente lo opuesto a la humildad, una cualidad absolutamente necesaria para continuar distribuyendo libros. Amanina manadena kirtaniyah sada harih. También se podría decir: sankirtaniyah sada harih.

Gita-govinda Dasi: Nuestra tolerancia provoca un cambio en el corazón de las personas. Tenemos que ser amables incluso cuando ellas son desagradables. Nunca se olvidarán de nuestra buena actitud. He visto muchas veces que alguien no quiso llevarse un libro, pero más tarde cambió de parecer. Tenemos que ser amigables con todos los seres vivos. Si no poseemos esa cualidad, las personas no se llevarán los libros. Sin esta cualidad, tendemos a forzar a las personas a llevarse los libros. Pero si actuamos como sus amigos, todo lo demás ocurrirá de un modo natural. Si tenemos relaciones que no generen desconfianza, las personas reaccionarán alegremente.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s