Entrevista con Murari Hari Dasa

murari hari das

Murari Hari Dasa es de Rosario, Argentina, y aunque no conoció a los devotos a través de los libros, si no a través del maha-mantra, rápidamente comenzó a distribuirlos. De esta manera ha visitado varios países en Latinoamérica junto a Jagad Bandhu Dasa, como Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Ecuador, Perú y Uruguay, durante 4 años.

Carta de Sankirtana: ¿Qué es sankirtana?

Murari Hari Dasa: En el libro Compasión Vaishnava de Satsvarupa Das Goswami, leí que más allá del canto congregacional y de la distribución de libros, el sankirtana también incluye, por ejemplo, a la persona que está decorando a la Deidad con mucha devoción, de manera que las personas que se acerquen al altar puedan apreciar Su hermosura y motivarse en su vida espiritual.

En cuanto a la palabra sankirtana, Srila Prabhupada explica en el libro Volver a Nacer que kirtana significa descripción; así que, en realidad, estamos describiendo las glorias del Señor Krishna. Cuando uno realiza sankirtana (distribuyendo libros) está describiendo a Krishna a través de los libros de Srila Prabhupada; está predicando Sus glorias.

De todas formas, el sankirtanero no es sólo el que está distribuyendo libros, si no que cualquier devoto que está realizando un servicio devocional está haciendo sankirtana.

Si bien el término sankirtana es complejo porque comprende la situación de estar en una calle, o en la universidad, o en un bus o en un avión, lidiando con otras psicologías muy diferentes que se desconocen en ese momento, lo trascendental de la distribución de libros es que uno puede conectarse con su propio corazón, con Krishna (que se encuentra dentro del corazón) y al mismo tiempo con el corazón de la otra persona. Entonces tal vez, externamente, parezca ser una venta de un objeto (un libro), pero en un nivel más profundo ocurre esta conexión con la otra persona.

Carta de Sankirtana: ¿Cómo es tu experiencia en la distribución de libros?

Murari Hari Dasa: Conocí los devotos hace 6 años (en 2006), a través de un devoto que me enseñó a cantar el maha-mantra. Una semana después comencé a distribuir los libros de Srila Prabhupada porque deseaba hacer algo para colaborar. Yo entendía que hacer servicio era colaborar en algo, así que acudí al mismo devoto que me enseñó el maha-mantra, Ramanuja das de Rosario (Argentina) y le pregunté qué es lo que podía hacer para colaborar. Entonces él se dio vuelta, me pasó una pila de libros y me dijo: “Puedes distribuir estos libros de Srila Prabhupada”. Yo le pregunté cómo iba a hacer eso, a lo que él me respondió que tan solo debía acercarme a la persona, explicarle un poco la historia del libro y pedirle una donación que contuviera el doble del costo de la impresión. Así comencé a distribuir libros.

Después este servicio se tornó un poco entrecortado, mientras decidía qué hacer realmente con mi vida, hasta que finalmente me fui a conocer el templo de Buenos Aires. Me quedé un tiempo y regresé para Rosario, y nuevamente volví al templo en Buenos Aires, donde me quedé durante 6 meses distribuyendo libros y ayudando en el templo. Al juntarme con otros devotos que distribuían libros aumentó mi gusto por este servicio; esto lo encuentro muy importante. Es de esta manera, juntándose con otros sankirtaneros, que podemos obtener más información sobre qué es la distribución de libros. En este servicio hay muchos secretos: puede haber técnicas para distribuir más libros, pero lo esencial es la sinceridad y el deseo por realizarlo.

Así que desde aquel tiempo hasta ahora (2010) continúo distribuyendo libros, viajando con Jagad Bandhu das por casi toda Argentina, Uruguay, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, Brasil. Viajar con él también me ha ayudado a adquirir experiencia, y mi intención es poder continuar con este servicio, teniendo en cuenta que una linda parte de esto es poder hacerlo en la modalidad de la bondad, cuidando mi salud y alimentación, para estar sano física y psicológicamente. Cuando distribuimos libros en la calle estamos muy expuestos psicológicamente a ser influenciados por los demás, así que también en este aspecto trato de estar fuerte, cantando 16 rondas, leyendo…

Carta de Sankirtana: ¿Qué comprensiones has podido obtener a través del sankirtana?

Murari Hari Dasa: Una vez paré a una señora que no estaba muy interesada en los libros y se encontraba muy alterada. Conversamos durante un rato y me contó por qué se encontraba en este estado: tuvo 5 hijos, de los cuales 4 habían fallecido, lo que la tenía muy afligida. Ella nunca hablaba con nadie sobre este tema, así que quedó muy agradecida por haber podido hablarlo conmigo, y aunque en un principio no había querido saber nada sobre los libros, finalmente se llevó un ejemplar de cada título que yo traía ese día.

Cuando estoy distribuyendo libros siempre trato de orar a Krishna para que pueda acercarme a las personas realmente interesadas en abrazar bhakti y activarlo en su corazón.

Yo siempre siento que dependo de Krishna en cualquier lado, porque a veces una persona puede distribuir un libro, a veces 300, pero en los dos casos, la persona se encuentra bajo la influencia del Señor, ya que Él da las palabras justas, exactas y necesarias para llegar a la otra persona.

Justo escuchaba en una clase de SS Bhakti Dhira Damodar Swami que el devoto que sigue los 4 principios y canta las 16 rondas ya no está bajo la influencia del karma, está bajo la influencia del Señor. Qué decir entonces de la persona que está realizando este servicio tan benéfico, benéfico para sí mismo y benéfico para la persona que lo recibe.

Por eso creo que es muy importante que los devotos puedan comprender la importancia de la distribución de libros y recibir entrenamiento en este servicio.

Carta de Sankirtana: ¿Te gustaría enviar algún consejo para aquellos devotos que están interesados en distribuir libros?

Murari Hari Dasa: Más que un consejo, me gustaría hacer una observación.

Está bueno realizar una experiencia y ver qué sabor tiene. Esta experiencia fortalecerá el deseo de su corazón. Incluso la persona podrá ver qué es lo que desea realmente: distribuir libros o tan sólo tener esa experiencia (lo cual también está bien).

Y ahora sí, un consejo: que canten las 16 rondas, que puedan absorberse en los Santos Nombres, que lean los libros de Srila Prabhupada para comprender mejor su carácter, y que tengan sinceridad.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s