Entrevista con Dina Dayal Dasa

 

Dina Dayal Dasa 1

Dina Dayal Dasa es de Aguascalientes (México), pero actualmente vive con su esposa Gita-govinda Devi Dasi en Cuerámaro. Allí colabora con el Colegio Bhaktivedanta como organizador de Festivales de la India, y distribuye libros 4 días por semana.

Carta de Sankirtana: ¿Qué es sankirtana? ¿Cómo se relaciona con la distribución de libros?

Dina Dayal Dasa: El sankirtana se presenta en nuestro movimiento como la acción más importante que tenemos, nuestra actividad básica y primordial.

Entendemos que sankirtana es el espíritu de prédica, y esto se puede realizar de una infinidad de maneras. Desde el mismo inicio del movimiento, lo adquirimos de Srila Prabhupada, y se ha quedado como un legado.

De ahí, el sankirtana se manifiesta en la trascendental actividad de distribución de libros ya que, realizando esa actividad, contribuimos al inmenso deseo de prédica de Srila Prabhupada. Difundir sus libros es lo que más lo complacía y nosotros, como aspirantes a servirlo, debemos tratar de compartirlos con todo el mundo.

Carta de Sankirtana: ¿Cuál es la importancia de la distribución de libros en nuestro movimiento?

Dina Dayal Dasa: La distribución de libros es muy importante en varios aspectos. Tanto para nosotros, los que intentamos distribuirlos, como para los que los reciben, el sankirtana es la base principal de la vida espiritual. En ciertas ocasiones, he escuchado decir a mi maestro espiritual, Su Santidad Bhakti Bhusana Swami: «El propio Srila Prabhupada invirtió tanta energía en producir sus libros que, nosotros, como sus asistentes, debemos comprender y hacerlos conocidos a todo el mundo, porque estos libros contienen la solución esencial a los problemas del mundo: reconectarse con Krishna».

Las almas condicionadas, sean devotas o no, siempre necesitan recordar a Krishna, ya que eso soluciona los problemas de la vida material. Y los libros de Srila Prabhupada otorgan esa grandiosa bendición. ¡Qué decir de apoyar a que se distribuyan!

Carta de Sankirtana: ¿Cuándo te empezaste a ocupar en este servicio? ¿Qué te inspiró a hacerlo?

Dina Dayal Dasa: Comencé a distribuir libros desde que conocí a los devotos. Yo tenía 18 años y era noviembre del 2011. Un grupo de sankirtana viajero llegó a la ciudad de Aguascalientes, liderado por Nimai Pandit Dasa, y yo los alojé en mi casa mientras ellos distribuían libros. Nimai me preguntó qué es lo que hacía de mi vida, a lo que respondí: «Nada, prabhu…», y como buen líder de sankirtana, me habló de las glorias maravillosas de este servicio. Así que esto es lo que más me inspiró, relacionarme con estos grandes distribuidores de libros y ver su intención de complacer sinceramente a Srila Prabhupada. Por eso decidí abandonar la vida que llevaba y, en aproximadamente menos de un mes, me reuní con ellos en la siguiente ciudad, para participar de la fiesta del sankirtana. Formaba parte del grupo del DSAL (Departamento de Sankirtana del BBT en América Latina) a cargo de Aravinda Das, que actualmente dirige la distribución de libros en México y Centroamérica.

Carta de Sankirtana: ¿Podrías contarnos alguna historia especial que te haya ocurrido mientras hacías sankirtana?

Dina Dayal Dasa: Cuando se distribuyen libros pueden suceder cosas muy increíbles, y una de ellas se ha quedado marcada en mi corazón.

Estábamos realizando sankirtana viajero con un grupo de aproximadamente 7 devotos, y llegamos a la ciudad de Tepic, Nayarit, en México. A mí siempre me ha gustado mucho distribuir libros en semáforos, porque no hay mucho tiempo libre para pensar otras cosas. En un momento, un auto llegó frente a mí, y el señor que lo manejaba estaba muy asombrado. Rápidamente me pidió que nos viéramos en la siguiente esquina para hablar conmigo. Resulta que él es hijo de una discípula de Srila Prabhupada y me comentó que hacía mucho tiempo que su madre no veía a los devotos. Yo estaba con otro devoto, y nos pidió que fuéramos a visitar a su madre. Llamó a su madre y arregló el encuentro, y nos explicó cómo llegar al lugar. Paramos de distribuir libros y nos fuimos a conocer a su madre. Ella era una mujer muy anciana, pero nos estaba esperando fuera de la casa, con sus brazos en alto y gritando “¡Haribol!”. Nos invitó a entrar a su casa, y nos contó que hace varios años, el templo de México D.F. estaba atravesando unos problemas con el gobierno y los devotos tuvieron que irse del lugar por un tiempo. Ella alojó a la mayoría de los devotos en su departamento cerca del templo hasta que paso esa crisis.

Después de un momento dejó de hablar y comenzó a llorar, diciéndonos que recibió tiempo después una carta personal de Srila Prabhupada, en la que él le decía que estaba muy complacido con el servicio que ella había realizado al alojar a los devotos, y que por favor aceptara sus humildes bendiciones. La señora comenzó a decirnos que ella no sabía qué hacer con esas bendiciones, ya que estaba muy anciana como para predicar o hacer algo importante en el movimiento. Entonces nos pidió que tomáramos esas bendiciones que le dio Srila Prabhupada para las usáramos en distribuir sus libros. Simplemente no lo podíamos creer, ¡teníamos las bendiciones de Srila Prabhupada! Nos fuimos muy entusiasmados de su casa, no sin antes agradecerle todo lo que ella había hecho por nosotros.

Al fin del día nos encontramos con el resto del grupo y contamos lo que había sucedido. Ellos estaban convencidos de esas bendiciones, ya que al contar el total de libros distribuidos ese día, habían sido exactamente 1080 libros pequeños y 108 libros grandes. Fue algo realmente místico y asombroso, y concluimos que Srila Prabhupada realmente vive en el sankirtana de ayer, hoy y siempre.

Carta de Sankirtana: ¿Qué es lo que más te gusta de este servicio? ¿Cómo es un día de sankirtana ideal para ti?

Dina Dayal Dasa: Existen muchas cosas que me gustan, pero lo que más me gusta es ver cómo las personas desafortunadas se vuelven afortunadas solo por adquirir, leer o tocar un libro de Srila Prabhupada. Me he topado con personas que solo leen un párrafo del libro y les cambia completamente su manera de pensar. Y eso es lo que más me da gusto.

En relación al día de sankirtana ideal, pienso que el sankirtana se vuelve sublime si lo hacemos acompañados de más sankirtaneros. Mis mejores momentos en la vida son distribuyendo libros con devotos que han dedicado sus vidas a este servicio, y lo anhelo cada vez más. Todos los problemas, si se viven junto a los sankirtaneros, se vuelven realmente insignificantes. Y eso hace que cualquier día de sankirtana sea ideal.

Carta de Sankirtana: ¿Qué le aconsejarías a alguien que quiere distribuir libros?

Dina Dayal Dasa: Primero que nada, que busque comprender la filosofía de esta gloriosa actividad. Este proyecto de la Carta de Sankirtana hace que los devotos deseen comprender más acerca de esta labor de distribuir libros.

Que se atreva a salir con una cantidad de libros que parezca imposible de distribuir, o solo con libros grandes, o títulos con los que nunca hemos salido. Es algo que fortalece la mente, y además puede generar resultados que nunca hubiéramos imaginado.

Y por último, que rompa cualquier esquema que la mente o las circunstancias se antepongan a realizar este servicio. Puede que en algún momento se presenten situaciones en donde el sankirtana parezca ser lo peor que se puede realizar, pero el sankirtana NUNCA será una pérdida de tiempo. Que se acuerde que el sankirtana resuelve cualquier problema y es un medio de volver nuestra inútil existencia en algo útil en la misión de Srila Prabhupada.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s