El enviado de Krishna

Regresé al ashrama de brahmacaris después de un día difícil en la Queen Street, Auckland. A pesar de haber estado poco tiempo en la calle, lo único que recibí fue maltrato; no conseguí distribuir ni un sólo libro. Me sentía caído e inútil, y lo único en lo que conseguía pensar era: “Después de pasar tantos años distribuyendo libros, ¿por qué Krishna no me utiliza como un instrumento?”.

Entré en la sala del templo y ofrecí mis reverencias al Señor. Cuando me incorporé, vi a un joven frente a mí ofreciéndome pranams. Surathanatha das me presentó a nuestro invitado, Jerome, que me señaló con el dedo y exclamó: “¡Tú me vendiste el Bhagavad-gita! Tú me introdujiste a la Conciencia de Krishna. ¡Muchas gracias!”.

Jerome sacó una copia del Gita bastante usada de su bolso, y me contó que le había cambiado la vida. Me dio las gracias de nuevo.

Buscando en mi memoria, me acordé que conocí a Jerome durante el último maratón de Srila Prabhupada. Había venido en barco a Nueva Zelanda desde Uruguay. Lo conocí el mismo día en que su barco atracó en el puerto. Se puso muy contento cuando recibió el Gita, y lo empezó a leer inmediatamente. Sintiéndose inspirado, un tiempo después visitó el templo y conoció a los brahmacaris, que lo invitaron a conocer elashrama.

Más tarde esa noche, Jerome se fue con sus cuentas de japa y un libro pequeño. Mientras masticaba un pedazo de pastel, me puse a reflexionar en cómo Krishna reciproca de la manera más inesperada.

Su servidor,

Stambha Bhava Dasa
Nueva Zelanda

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s