Entrevista con Vithaldeva Dasa

vithaldeva

Vithaldeva Dasa conoció la conciencia de Krishna hace 10 años, y actualmente reside en Itajaí (Brasil), donde se dedica a la distribución de libros.

Carta de Sankirtana: ¿Qué es sankirtana? ¿Cómo se relaciona con la distribución de libros?

Vithaldeva Dasa: Sri Caitanya Mahaprabhu es el pionero del sankirtana. Él dijo: “He venido a inaugurar el canto de los santos nombres de Krishna, y ese nombre llegará a cada rincón del universo”. Sankirtana se refiere alkirtana completo, una canción que glorifica al Todo Completo, el canto en congregación de los santos nombres de Krishna.

Cuando una persona lee los pasatiempos o las glorias de Krishna, naturalmente se siente atraída por los santos nombres. Así, la distribución de libros se relaciona con el canto de los santos nombres en que las personas, tras leer los libros, comenzarán a cantar los nombres de Krishna.

Carta de Sankirtana: ¿Cuál es la importancia de la distribución de libros en nuestro movimiento?

Vithaldeva Dasa: Sri Caitanya Mahaprabhu dijo que el sankirtana debe florecer en el mundo entero, y para conseguirlo la distribución de libros es primordial. Nosotros, los sankirtaneros, somos instrumentos en las manos de Sri Caitanya Mahaprabhu. Vamos plantando las semillas por la tierra, en cada rincón, ciudad, pueblo y aldea. Y de esa forma ayudamos a Sri Caitanya Mahaprabhu a difundir las glorias y los santos nombres de Krishna por el mundo entero.

Carta de Sankirtana: ¿Cuándo comenzaste a realizar este servicio? ¿Qué te inspiró a hacerlo?

Vithaldeva Dasa: Llevo cinco años dedicando mi vida a este servicio. Podemos ver que en este mundo material, las personas en general están buscando la felicidad, pero nunca se satisfacen. Lo que me inspira a realizar este servicio es intentar que esas personas sepan que la verdadera felicidad se consigue cuando nos conectamos con Krishna y hacemos todo para satisfacerlo. De esa forma, disfrutamos de verdadera felicidad.

Carta de Sankirtana: ¿Podrías contarnos alguna historia especial que te haya ocurrido mientras realizabassankirtana?

Vithaldeva Dasa: ¡Claro! En sankirtana siempre ocurren muchas historias. Una vez estaba distribuyendo libros en Caxias do Sul (Brasil). Me encontraba en una calle en la que pasaban muchas personas. Paré a una mujer de unos 30 o 35 años y me presenté diciéndole lo que hacía y cuál era mi objetivo. Ella respondió que nunca había oído hablar de Krishna y Sus devotos, y que no conocía absolutamente nada acerca del tema. Después de presentarnos le mostré el primer libro, el Bhagavad-gita. Cuando lo vio se sorprendió muchísimo y comenzó a hablar eufóricamente: “¡No puedo creerlo! ¡No puedo creerlo! ¡No puedo creerlo! Esta noche soñé con este libro. Soñé que estaba en un tribunal y mi abogado tenía este libro en la mano, era la misma tapa”. La señora dijo que necesitaba ese libro pero que no llevaba dinero encima. Me pidió que la acompañara a un cajero para retirar dinero y así pudo llevarse el Bhagavad-gita, el libro de sus sueños. Después de este incidente me fui de la ciudad y no la vi nunca más, pero me sentí muy feliz por haber sido un instrumento para que esta persona pudiera recibir el Bhagavad-gita.

Carta de Sankirtana: ¿Qué es lo que más te gusta de este servicio? ¿Cómo es un día ideal de sankirtana para ti?

Vithaldeva Dasa: Lo que más me gusta es estar en la calle con dhoti, tilaka y la cabeza afeitada, porque de esa manera me siento un representante de Sri Caitanya Mahaprabhu, y cualquier persona que me vea se acordará inmediatamente de Krishna.

Un día perfecto de sankirtana es aquel en el que cumplo mi sadhana, canto una muy buena japa, me asocio con los devotos, tomo prasada y salgo feliz. El resto ocurre naturalmente.

Carta de Sankirtana: ¿Qué aconsejarías a una persona que quiere dedicarse a distribuir libros?

Vithaldeva Dasa: Es importante que tenga un buen sadhana, se asocie con los devotos, sea determinado y se desapegue de los resultados, que apenas cumpla su servicio. Me he dado cuenta que una de las mayores dificultades es sentirse rechazado, porque la persona comienza a sentir que no se la acepta y se deprime, pierde su entusiasmo. Sentirnos rechazados afecta a nuestro ego falso. Yo aconsejo que tratemos a todas las personas por igual: si te sentiste bien con la persona que se llevó un libro, también has de sentirte bien con la que no lo aceptó, deseándole lo mejor.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s